cambiemosLo último Política 

Exigencias y estrangulamiento: el modus operandi de Cambiemos contra Escobar

Exigir lo que uno niega: Cambiemos y su doble vara económica” se tituló un artículo publicado en este medio hace poco más de dos meses. En él se describía el mecanismo por el cual la oposición local por un lado exige al ejecutivo municipal medidas que son opuestas a las implementadas por esa fuerza allí donde es oficialismo, y por otro lado sus integrantes, tanto concejales como funcionarios de distintos organismos, se esfuerzan a través de oscuros cabildeos en estrangular financieramente al municipio.

En la decimotercera sesión ordinaria del Concejo Deliberante se pudo apreciar un nuevo despliegue de este movimiento de pinzas cuyas víctimas no son otras que los vecinos del distrito que se ven privados de las obras que mejorarían su calidad de vida.

En el mencionado artículo se detallaban las peripecias de un empréstito concedido a Escobar por el Banco de la Provincia de Buenos Aires por un importe de 35 millones de pesos cuyo destino sería la compra de maquinaria vial para acelerar el ritmo de las obras de mejoramiento de calles. A pesar de haber cumplido todos los pasos y requisitos técnicos, y ostentando una discresionalidad discriminatoria para los municipios no gobernados por su fuerza, de ese importe sólo se liberaron, varios meses más tarde de lo que correspondía, unos 10 millones de pesos, algo menos del 30% del total.

Mientras este obsceno acto de discriminación aun está en curso (el Banco Provincia aún retiene los 25 millones pendientes) y le impide a los escobarenses circular por calles en mejor estado, los ediles amarillos presentaron, sin ruborizarse, un proyecto de ordenanza que declara la “Emergencia Vial en calles de tierra, arena o mejorado”, esas mismas calles sobre las que el plan de infraestructura municipal ha venido trabajando con recursos propios desde hace meses.

Se sabe que no faltan antecedentes de este aparente desdoblamiento de la personalidad de los integrantes de la fuerza de Mauricio Macri, quienes poco después de haber votado contra la reconversión del parque lumínico a la tecnología LED, presentaban un proyecto para cambiar las fotocelulas de los actuales puntos de iluminación.

Pero volviendo al presente, en la última sesión del cuerpo deliberativo se trató además un expediente que, como si no abundaran, agrega condimentos pornográficos a la voluntad esmeriladora y obstruccionista de los ediles amarillos.

Nuevamente una entidad bancaria pública dirigida por autoridades designadas por Cambiemos, en este caso el Banco de la Ciudad de Buenos Aires, otorgó a Escobar un empréstito, poniendo de este modo en evidencia que el municipio es sujeto de crédito, es decir, que sus cuentas son solventes. Con este nuevo aval a su capacidad de repago se torna aún más insostenible, por lo tanto, la decisión de no liberar los 25 millones pendientes desde la entidad presidida por el asiduo timbreador Juan Curutchet.

Para mayor sadismo, fuentes indicaron a este medio que existió un duro llamado telefónico del presidente del Banco Provincia a su par del Ciudad reprochándole enérgicamente haber concedido un préstamo a un distrito que se tiene la voluntad de asfixiar financieramente.

“Olvídense de la plata” manifestó por otra parte un miembro de la bancada de Cambiemos a funcionarios municipales, indicando que, una vez aprobado por el banco, no podían dejar de acompañar con sus manos la aprobación en el recinto, pero que, como han demostrado haber hecho anteriormente, moverán los hilos necesarios para que, a pesar de cumplir con todos los requisitos financieros y formales, Escobar no reciba un peso de ese empréstito y sus habitantes se vean una vez más privados de las obras de infraestructura que tanto se requieren.

Related posts

Leave a Comment