Lo último Sociedad 

Basural de Villa Rosa pone en riesgo la salud de los vecinos

En la localidad de Villa Rosa, partido de Pilar, las ratas y hasta las serpientes se apoderaron de la zona. Un basural, que día a día crece más, producto de la imprudencia de los residentes y principalmente de la falta de acción del municipio, es la causa de semejante foco de infección en el barrio Boggio.

“Ya ni pensamos en reclamar porque es una pérdida de tiempo, conocemos la respuesta, ya que siempre nos dicen lo mismo, que el lugar tiene dueño y a él le corresponde cortar el pasto y alambrarlo”, sostiene Valeria, una habitante de la zona.

Ella reside a cincuenta metros de la esquina de José María Drago y San José, donde se asienta el predio al cual hace referencia, que se ha convertido en depósito de basura, al que incluso los camiones recolectores del municipio llegan para descargar residuos.

La vecina da cuenta del argumento de las autoridades de no intervenir en el terreno para recolectar los desechos, un fundamento que no satisface pues el basural se acrecienta, junto con la contaminación.

Puede dar fe de ello el marido de Valeria, quien en la noche del martes “salió de casa para darles de comer a los perros que están en la vereda de enfrente, como hace siempre. Pero, cuando dio unos pasos, vio a una serpiente enroscada en un poste de luz”.

Una sorpresa inicial que luego, con mayor tranquilidad, el matrimonio consideró una consecuencia lógica de la desidia y la inacción en la zona, que comenzó a profundizarse cuando “hace un año y medio abrieron esa esquina que antes era un callejón y facilitó el acceso. Pero aprovechándose de eso, los vecinos de otros barrios empezaron a tirar la basura”, explica Valeria.

Fue a partir de entonces que los residuos comenzaron a acumularse, no sólo por la falta de precaución de los habitantes de la zona y de puntos aledaños, sino también de “los camiones de basura municipal que arrojan su carga ahí”.

En consecuencia, Valeria, como el resto de los que viven en el barrio Boggio, reflejó a “Crónica” que “sentimos un abandono total del municipio. Yo creía en el intendente (Nicolás) Ducote, y en su proyecto. En campaña vino y me prometió que iba a solucionar este problema, pero pocos meses después de que asumió, me pidió más tiempo porque recién empezaba su gestión. Pero ya estamos a casi un año y no se hizo nada”.

Por lo tanto, la mujer debe cuidar a su familia con plata de su bolsillo por el abandono ajeno: “Tengo que invertir plata de mi bolsillo para fumigar y así proteger a mi familia”, concluye.

Entradas relacionadas

Dejar un comentario