You are here
show Cultura Lo último Política 

Mas de 800 personas rieron con El Cadete en un show a beneficio del Hospital

“¿Toda esta gente me viene a ver a mí?”, pregunta con su transparencia habitual Pedro Rosemblat, tras bambalinas, minutos antes de comenzar su show.

Su su emblemático casco descansa ya sobre una banqueta iluminada, en una shakespireana puesta, a la izquierda del escenario.

Es la primera vez que hace un show con entrada gratuita. Es la primera vez que en su show hay buffet, y que es a beneficio. La primera vez que el organizador del evento es un partido político. Muchas cosas nuevas que hacen que, también por primera vez, confiese estar nervioso antes de arrancar.

Y sí, la gente lo va a ver a él, y no es poca. Unas ochocientas personas es un cálculo racional, teniendo en cuenta que los palcos están habilitados y que hay gente sentada en el suelo del gimnasio del Club Boca del Tigre, en el espacio que los organizadores dejaron entre la primera fila de sillas y el escenario.

Pocas eran las sillas, apenas unas ochenta y cuatro, puestas con la exclusiva finalidad de ser ocupadas por adultos mayores, mujeres embarazadas y personas a quienes habitualmente se les cede el asiento en el transporte público.

Toda esa gente lo va a ver a él, quien a través de sus apariciones en el programa de Roberto Navarro y las redes sociales, pero sobre todo a partir de su carisma e ingenio, ha llegado a ser uno de los más conocidos referentes del humor político contemporáneo.

Las puertas se abren a las 20.30 y el show comienza a las 21.25. La presentación, infaltable, es a cargo del Presidente del PJ local, Ariel Sujarchuk, quien destaca a la alegría como un factor esencial para la militancia y el compromiso.

Monólogo agudo, videos de entrevistas a antikirchneristas furiosos y referentes de Cambiemos profiriendo frases cuanto menos llamativas, la célebre “Señora Bisman”, el ya clásico Whatsapp del gabinete nacional y la conformación del equipo ideal del PJ – con Messi de 10, el Papa de director técnico y Sujarhuk como volante central – generaron sonrisas y carcagadas en una concurrencia que sazonó el show con el “hit del verano” que recuerda a la familia presidencial.

Para finalizar, la “banda de Pesky” interpretó tres canciones resultado del proceso creativo popular por excelencia, que consiste en tomar un tema conocido y remplazar su letra por una afín, en este caso, una filosa crítica al gobierno.

Pero el clímax de emotividad – y de peronismo – se dio cuando Rosemblat anunció el último hit del show y comenzó a cantar – a capella – la marcha partidaria, seguido instantáneamente por la casi totalidad de la audiencia (alguno habrá habido que no conociera la letra).

Antes, durante y después del espectáculo un buffet ofreció las típicas delicias de ocasión: hamburguesas, choripanes, empanadas, tortas y gasesosas, todas ellas donadas por comercios, sindicatos y agrupaciones políticas. El producido de su venta fue íntegramente donado a la Asociación Cooperadora del Hospital Provincial Erill, de Escobar, lo que representa, según el titular de la entidad, la primera vez (otra novedad) que un partido político le hace una donación.

Desde fines del verano, el PJ escobarense viene realizando una buena cantidad de eventos para militantes, pero esta es la primera vez que se plantea un acontecimiento destinado a un público amplio, no necesariamente peronista, y que intenta acercar, a través de la convocatoria de un artista conocido nacionalmente y del humor, a vecinos que no frecuentan la sede partidaria de Sarmiento e Italia.

La organización de este show es parte del proceso de reactivación y cambio de perfil que las autoridades vigentes desde diciembre – Ariel Sujarchuk presidente, Hugo Cantero vicepresidente – le están imprimiendo al Partido Justicialista local.

Nota relacionada: CON ENTRADA LIBRE Y GRATUITA, EL CADETE DE NAVARRO SE PRESENTA EN ESCOBAR

Related posts

Leave a Comment